Tránsito de Venus | Historia Olvidada y Mundos No Vistos

:::

¿Dónde se fueron todos esos destellos?
Vinieron de Venus y merodeaban el aire
riéndose picaronamente al electrificarse
con nuestros sentidos externos.

Nosotros destellábamos también
y nos hacían sentir ‘fuera de nosotros mismos’.
Literalmente. Volviendo a ser destellos.
¿Dónde se fueron?

Nos dejaron sólo una sensación cálida
haciendo cosquillas a esas paredes
que nos separan de los destellos.
¿Cuándo nos fuimos de ellos?

 :::

Ocho años han pasado desde que la Tierra vio a Venus pasar frente al Sol (8 Junio 2004). Es también un eclipse, pero de otro tipo, Venus no tapa nada, se ve como un círculo pequeño, una manchita, sobre el Sol. Pero, ¡qué manchita! Nos revuelve todo. Lo que somos, lo que olvidamos, lo que podríamos ser, lo que no se habla, lo que se siente, lo que nos recorre en silencio, lo que nos entra y sale sin permiso, los eslabones perdidos, lo arrebatado, lo inventado, las procedencias, la antigüedad que se nos despierta…
Y todo eso en los mundos no vistos, que de verse, sólo está la manchita, pero todo lo demás, allá… viviendo lo invisible.

El Pentágono Natural entre Venus y la Tierra
Ciclo Sinódico Venus Tierra: La alineación de Venus, la Tierra y el Sol en el Nodo Sur de Venus (conjunción inferior) sucede cada 583.92 días de la Tierra aproximadamente (1.6 año). La alineación en el Nodo Norte de Venus, con el Sol entre la Tierra y Venus es el punto medio de ese ciclo.

Serie Pentagonal del Ciclo: Cada alineación de 583.92 vuelve a darse 215.6° después de la anterior, creando cinco ubicaciones únicas en la eclíptica, dibujando una serie pentagonal que toma unos ocho años y cinco ciclos sinódicos para completarse, como lo muestra la ilustración de la derecha. Una formación geométrica natural que se dibuja en los mundos no vistos. Fuente: The Pentagonal Cycle of Venus

Venus rota en la dirección opuesta a la Tierra y el Sol se levanta en el Oeste y se pone al Este. El día de Venus es más largo que su año, le toma 243 días de la Tierra una rotación y 224 días de la Tierra completar su órbita alrededor del Sol. El día de Venus es exactamente 2/3 del año de la Tierra.

Dado que Venus rota una vez cada 2/3 del año de la Tierra, Venus rota exactamente 12 veces en el periodo pentagonal de ocho años, mostrando siempre el mismo lado de su esfera a la Tierra en ese periodo. Esta resonancia armónica casi perfecta entre el día de Venus, el año de Venus, y el año de la Tierra es una de las dinámicas astrofísicas que crea el carácter delicado y armónico de Venus.

El intervalo armónico del Día de Venus/Año de la Tierra es 2/3, la quinta perfecta o quinta justa musical (3:2), la armónica consonante más universal y con mayor duración. | La rotación en un eje produce ondas planetarias. Las relaciones entre las ondas de los planetas, como la creada en el día de Venus y el año de la Tierra son intervalos armónicos o musicales. Fuente

En este sitio puede escuchar las resonancias de Venus en la Música de las Esferas, el rango de la velocidad angular de Venus (como también la ‘voz’ de los seis planetas sincronizados) basados en la escala de Kepler.

Venus y los Pueblos Antiguos:

Venus  y algunos de sus miles de nombres:

  • Afrodita griega, llevada a Roma e identificada con Talua (Etruria)
  • Plauto: Madre universal
  • Hija de Júpiter y Diana
  • Hesiodo: al mutilar Saturno a su padre, unas cuantas gotas de sangre, caídas de su herida, fecundaron una espuma blanca que flotaba en la superficie del mar, y de la espuma salió Afrodita (diosa del amor) que es Venus
  • Cosmólogos: declaran su nacimiento como la más poderosa producción de la Naturaleza, madre de todas las criaturas, siendo el agua el príncipe de la fecundidad
  • Canto de Homero: Es ella quien hace brotar los deseos en el seno de los dioses, quien somete a sus leyes a todos los mortales; ella es la dulce
  • Venus, coronada de flores, quien tuerce o endereza todo cuanto mira.
  • Poetas latinos: diosa de los casamientos y los mares
  • Odisea: Venus está casada con Vulcano a quien engaña con Marte
  • Iliada: Venus toma partido con los troyanos y salva a Paris, su protegido

Sobrenombres:

  • Acidalia, surgida del manantial del mismo nombre en Beocia
  • Acrea, venerada en las alturas
  • Adicos, sobrenombre de Venus de Libia
  • Adonea, Adonias adoniana
  • Eneida, venerada en Eneas, Tracia
  • Alentia, del río Aleo en cuyas orillas hubo un templo
  • Amatusia, venerada en Amatonte
  • Ambologera, que rejuvenece
  • Anaoliémona, emergente
  • Androfonos, que hace perecer a los mortales
  • Anosia, cortesana Laï, que levantó el templo a Venus-Anosia
  • Antea, que ama a las flores
  • Apaturia, engañosa
  • Afrogenia, nacida de la espuma
  • Arginis, Argéneo, sacada de un templo a orillas del Cefiso
  • Argiropeza, con los pies de plata
  • Areia, guerrera
  • Arenta, que encadena
  • Artacia, de una ciudad Frigia
  • Antameteo, sobrenombre de Proserpina erigió templo a Venus Automatea
  • Basilea, reina
  • Biodotis que da la vida
  • Bricia, que llora
  • Caliglutos, Calipigos, Calipiga, Catascopia de Trezena
  • Crisostéfanos, con la corona de oro
  • Cnida, de Cnido en Caria
  • Curotrofos, que alimenta a los niños
  • Citerea,
  • Desponia, reina
  • Diona, hija de Diana
  • Doliofrona, rusa
  • Doritis, doriana
  • Enalia, marina
  • Epidecia, ligada a Melibeo
  • Epitragia, Teseo
  • Ericenea, de Erix en Sicilia
  • Euploia, que ampara a los navegantes
  • Eustéfanos con su bella corona
  • Entronos, sentada sobre un rico trono
  • Galeneo, que calma la mar
  • Gamostolos, que prepara las bodas
  • Geneteira, generatriz
  • Genetilus, que protege los nacimientos
  • Haligenea, nacida del mar
  • Helicoblefaros,
  • Helilopis, de bellos ojos
  • Héra, diosa del amor conyugal
  • Hetaira, cortesana
  • Idalia, de Idalia
  • Iostéfanos, coronada de violetas
  • Limnesia, Lilmenia, diosa de los puertos
  • Melenis, negra, que ama la noche
  • Morfo,
  • Olimpia, olímpica
  • Urania, celestial, espiritual, representa el amor divino, sobre un hermes de Atenas llevaba el título de la más antigua de las Parcas
  • Pafia, adorada de Pafos
  • Fiomeda, que ama la alegria
  • Pontia, marian
  • Xeinea, hospitalaria
  • Zerentia, de las cavernas de la isla de Samotracia

Los latinos la nombraban como: Alma, Calva, Capitolina, Cloacina, Domina, Genitrix, Hospita, Libitina, Luerina, Myrtea, Popularis, Vulgivaga, Vulgaris

Hijos >

  • con Marte: Fobos, Deimos y Harmonía (Hesiodo)
  • con Apolo: Eros y Anteros
  • con Aquiles: Eneas, Lyros
  • con Mercurio: Hermafrodita
  • con Buteo: Erix
  • con Neptuno: Rodos
  • con Adonis: Golgos y Beroe
  • Príapo que puede ser de Júpiter, Baco o Marte

Fuente: Ensayo de un Diccionario Mitológico Universal, Federico Carlos Sainz Robles, Editor M. Aguilar, España, 1944

MEE-YAA-NU > El antepasado dirigente de Venus según la leyenda Anasazi. Era la hermosa antigua que otorgaba sueños al pueblo. Fuente: Curaciones Chamánicas, Mary Summer Rain

 

Epítetos: Venus Acidalia, Venus Cloacina, Venus Ericina (‘del brezo’), Venus Felix (‘favorable’), Venus Felix et Roma Aeterna (‘Venus favorable y Roma eterna’), Venus Genetrix (‘madre’), Venus Calipigia (‘de las bellas nalgas’), Venus Libertina (‘de los libertos’), Venus Murcia (‘del mirto’), Venus Obsequens (‘cortés’ o ‘indulgente’), Venus Urania (‘celestial’), Venus Verticordia, Venus Victrix (‘victoriosa’), Amica (‘amiga’), Armata (‘armada’), Caelestis (‘celestial’) y Aurea (‘dorada’). Fuente

Las Venus Paleolíticas son estatuillas femeninas de marfil, piedra o terracota (seguramente también quizá de madera, pero se habrían perdido) datadas en el Paleolítico Superior, dentro del cual constituyen la principal categoría de arte mueble o mobiliar, superando el centenar de ejemplares, en el caso de las figuras de bulto redondo, y los dos centenares si se incluyen representaciones parietales. Estas esculturas tienen tamaños modestos, hasta diminutos, oscilando entre los 4 y los 25 centímetros, aproximadamente. Fuente

Lucifer convertido en Venus > Para Helena Blavatsky, la historia de cómo se convirtió Lucifer en Venus hace temblar las estructuras mismas del catolicismo, dando a entender que ahí reside la historia que fue ocultada convenientemente. El misterio de la ‘caída’ a la Tierra de los ángeles rebeldes (ángeles solares) es el misterio oculto en las Escrituras y el ‘secreto de las edades’. Este secreto es esencialmente el misterio detrás del Plan de evolución. El nombre “Lucifer” viene de las palabras latinas, Lux o Lucis (luz) y ferre (traer), Lucifer significa ‘el que trae la luz’. Fuente

Lea también:

 

Despertando la Memoria Histórica con la Cruz del Sur | Chakana

Nuestro Norte es el Sur – pulse en la imagen para leer más

En la navegación de la Tierra alrededor del Sol, hoy es el punto medio entre el último equinoccio y el próximo solsticio, marcando la nueva fase en la Rueda de la Vida Solar (ver más aquí). Crecimiento en el Hemisferio Norte, Aquietamiento en el Hemisferio Sur. Ambas fases están impregnadas en la memoria histórica de los pueblos y se observan con distintos nombres los primeros días de mayo.

La memoria histórica puede o no estar consciente de la nueva fase solar. O, estar cubierta con el velo de celebraciones ajenas a nuestra órbita en el espacio. Y de todas maneras, ésta ocurrirá y definirá nuestra cotidianeidad en los próximos 45 días.

Hay quienes también buscan profundizar su memoria histórica viajando en sus recuerdos y recogiendo partes de la historia olvidada. Encontré algunos  estos días en el Hemisferio Sur, intentando visibilizar lo que la densidad material ha ocultado. Ocupados todos ellos con la Cruz del Sur, la Cruz Andina, la Chakana, que es nuestra Rueda de la Vida en los Cielos (ver más aquí).

Y eso, tiene muchos significados y significaciones, logrando muchas aproximaciones desde las experiencias de cada uno. Casi escuchando que caminar la vida es también recrear la memoria histórica desde la experiencia propia, sintiendo, despertando el conocimiento y aplicándolo a la cotidianeidad.

Continue reading “Despertando la Memoria Histórica con la Cruz del Sur | Chakana”

La civilización ‘más avanzada’ y la elongación de la historia

I. La ‘civilización más avanzada’

Por encima de las historias pre-fabricadas que se ríen de nuestra ingenuidad cuando cacareamos que ‘somos la civilización más avanzada’, todavía tenemos mucho que ponderar sobre cómo siendo tan  ‘avanzados’ nos hemos…

  • consumido hasta el aire que era del vecino,
  • chupado tanto como hemos podido los recursos del planeta superando a cualquier vampiro en las más sangrientas películas comerciales de ese estilo
  • depredado bosques hasta quedar casi páramos
  • taqueado a la naturaleza de tanto cemento que faltó poco para ingerirlo como ‘gaseosa’
  • producido las más variada selección de toxinas para alimentarnos y extinguirnos los unos a los otros que no quedará un último para que apague la luz
  • institucionalizado el hambre rindiendo honores a los ‘índices’ de crecimiento’ junto a la pobreza para que el negocio no falte nunca en nuestra mesa,
  • incorporado la ‘competencia’ como religión para destruirnos con la elegancia del guante blanco
  • dibujado fronteras para que reyes chiquitos jueguen ‘war’ sin tregua ni gloria quitoneándose papelitos y conciencias
  • suplantado el derecho a vivir por el ‘progreso’, ‘modernización’, ‘desarrollo’ y cía….
  • convertido los océanos y nuestros entornos en basureros y como si no bastara hemos llenado el espacio sideral de lata
  • “creado” de manera dudosa conocimiento que para perpetuarlo casi extinguimos los árboles y encima lo hemos puesto a buen recaudo para que sea una mercancía ‘valiosa’ sólo para unos cuantos
  • cedido nuestros cultivos a unos ejércitos robóticos que convirtieron la comida en engendros que hasta los animales domésticos rechazan y las plantas comienzan a defenderse

Habrá igual quien insista que ya casi, casi estamos entrando a los umbrales de la alta tecnología… pero la vulnerabilidad de esa tecnología ante los embates climáticos o cualquier desastre | ataque es tan alta que en 10 segundos podríamos volver a menos cero.

 

II. ¿La más avanzada en comparación a qué?

En caso que a regañadientes aceptaramos por un instante que somos la más avanzada civilización, precisaríamos tener claro cuáles son las ‘menos’ avanzadas’ que nosotros. Y ahí nos quedamos cortitos de entrada:

  • La mayoría de las cronologias oficiales alcanzan al 3,100EC y eso no es más que alrededor de 5 mil años. (Coincidencias van y vienen con religiones que sostenían que la vida había empezado en esa época)
  • Los criterios para denominar a una y otra ‘civilización’ en ese periodo varia tanto como el concepto mismo de civilización. Difícil unificar esos criterios con peldaños competitivos que precisan derribar al otro para poder ser.
  • A duras penas conocemos algo de la historia de 5 de esas ‘civilizaciones’ y con muchas lagunas de por medio. Comparar no cabe.
  • Los parámetros para aceptar como ‘civilización’ a otros pasaba o pasa por una escala excluyente de lo diferente: ‘salvajes’ y ‘bárbaros’ son los favoritos,  y si carecían de escritura igual a la de ellos estaban deshauciados de las ‘cultas’ categorías, religión sólo si era/es aprobable socialmente por la oficialidad, poderes políticos sólo en caso de ser similares y sus convencionalismos primero como recetarios de ‘moralejas’ y luego como ‘leyes’ que se aseguran/ban que nadie se atreva a desafiar los ‘órdenes establecidos’. Así cualquiera es mejor que otro, basta decretar ‘si no haces como yo, soy mejor’.
  • No hasta hace mucho seguíamos repitiendo como loros que Colón ‘descubrió’ América. Alguien borró las páginas de las travesías de los vikingos, chinos, polinesios, fenicios, y tantos otros pueblos en numerosísimas eṕocas anteriores, incluyendo las de sus contemporáneos que no venían en nombre de esa corona real como también la de tantos pueblos que tenían contacto entre sí mucho antes. Las lagunas de la historia evitan las comparaciones por demás ociosas.
  • De lo poco que sabemos y lo suficiente que vimos, todavía no hemos superado ni ciencias ni tecnologías aplicadas a las colosales construcciones que dejaron civilizaciones en estos 5 mil años o mucho más antiguas. No se trata de tamaño, sino de utilidades, técnicas, cálculos complejos, etc. La mayoria de ellas siempre relacionadas a cuerpos celestes, astros, etc., que todavía asombran a las visiones ‘funcionales’ que las etiquetan como ‘misterio’ antes que dar crédito a las capacidades de otras civilizaciones porque entonces quedaría por el suelo el cliché de lo ‘avanzados’ que somos.
  • Ni hablar de la capacidad de perduración a través de los tiempos de sus construcciones milenarias, hoy en día la mayoría de las nuestras, sin mantenimiento, difícilmente llegarían al siglo.
  • Otro factor aplastante que nos muestra tamaño desconocimiento para poder compararnos con otras civilizaciones, es que apenas si conocemos el nombre de los pueblos de nuestra era. Basta ver que les hemos puesto nombres inclusive génericos que reúnen a muchos pueblos de los cuales apenas sabemos que compartían una lengua, o algún otro rasgo cultural, pero de ahí sólo el eco que repite su presencia en algún momento.
  • La noción de civilizaciones ‘primitivas’, con el garrote en la mano y un ‘sub- desarrollo’ que apenas les daba para alimentarse, no es más que eso: una noción. Ahora que se cuenta con evidencia sobre la antigüedad que dobla, triplica lo que se sostenía sobre los restos arqueológicos, artefactos, herramientas, fósiles y otros, que vivían como nosotros, tenían ciencia y la aplicaban en niveles que todavía no comprendemos.

Pero además, ¿cuál la certeza que podríamos tener de lo narrado por la historia oficial? Algunos hechos fueron borrados, otros parchados entre líneas, otros decorados para acomodarlos a los intereses y otros distorsionados para callar lo inevitable. Nuestra ‘avanzada civilización’ jugó tanto con su historia que para alguien de afuera o de otra época sería difícil discernir lo que fuimos, lo que inventamos y lo que queríamos ser.

Tampoco es una opción entrar al aḿbito de valores, principios, morales, éticas y otros bailes para la comparación, ya que cada pueblo tuvo o tiene sus propias culturas, concepciones y circunstancias. Esas puertas abiertas interesadamente para mostrar lo ‘exóticos’ que pueden ser otros o caer en los ‘circos’ para entretener durante las vacaciones, son también utilizadas para coleccionar bestiarios de supuestos sacrificios, canibalismos y asesinatos que a nuestros distinguidos ‘civilizados’ que matan sofisticadamente actualmente les da derecho para distorsionar, juzgar o inventar cuentos de terror baratos.

En los 5 mil años que nos preceden y de los cuales se desprende la historia oficial, ni siquiera sabemos si somos una sola civilización o varias que se encontraron, o qué es lo que ‘clasificamos’ como civilización. Resumiendo, no contamos con base alguna para hacer comparaciones y decir que la nuestra es ‘avanzada’.

 

III. La elongación de la historia

Dentro de esos 5 mil años de historia oficial también tenemos problemas al momento de definirnos, catalogarnos, clasificarnos y etiquetarnos. Tenemos vacíos inclusive dentro de los últimos 500 años; en el milenio se van expandiendo mucho más.

¿Oyó hablar de la mujer que fue Papa? Tiene nombre: la Papisa Juana. Ocurrió en el año 855 y al día de hoy hay tanta literatura, reciente por cierto, que valida o invalida el hecho que las dudas se esparcen dejando lagunas en momentos históricos de nuestra propia civilización. Sólo hace 1,156 años…

En los otros 4 milenios, las lagunas se agrandan, los nombres tapan unos a otros, los territorios se desdibujan, tornando demasiado efímera la línea entre realidades, mitos y fantasías.

Como sea, esos 5 mil años le quedaron demasiado constreñidos a la historia que decidió hacerse el favor sola para que veamos su inconcebible inmensidad en la cual 5 mil años no alcanzan a ser ni la milésima parte de uno de sus miles de millones de suspiros.

A tiempo que los milenios llegaron a los millones de años y luego pasaron a miles de millones de años, resonaron las ‘posibles’ antigüedades del planeta (hasta ahora estimada en 4.500 millones de años), o del ‘universo’ (13.700.000.000 | trece mil setecientos millones). Y entonces supimos que sabemos nada, además de que nuestros 5 mil años ni siquiera son visibles en los miles de millones que anteceden.

Esa elongación de la historia borra cualquier intención de auto-denominarnos la ‘civilización más avanzada’, nuestra pestañita ni siquiera se registra. Y más allá del tiempo, periodos o eras, que después de todo ni siquiera fueron lineales sino cíclicos, retornando cada uno en su giro o ciclo que no en su cuenta acumulada, también nos alargó, amplió y ensanchó las infinitas posibilidades de lo poco que sabemos sobre nosotros mismos:

  • Todavía no sabemos dónde empieza nuestra historia o las historias de los distintos pueblos que nos pueblan.
  • Ignoramos aún de dónde venimos, si de aquí brotamos o aquí nos trasladaron o dónde nos fabricamos
  • Las percepciones que tenemos de ‘especies’ son tan vagas como la de nuestra propia ‘especie’, ‘género’ o ‘descendencias’, al punto que ahora aparecen nuevas ‘especies’ que no se sabe cómo ‘clasificar’
  • Las certezas sobre materia, elementos, fuerzas y otros que nos gobiernan encuentran enfoques y factores adicionales, como lo que no se ve, en algunos casos más determinante que lo que se ve.
  • No hay ciencia que no atraviese profundos cuestionamientos sobre sus paradigmas, teorías, conceptualizaciones, métodos y metodologías.
  • Los miles de millones de años elongados de nuestra historia olvidada nos abruma diariamente con información y conocimiento que seguramente a muy pocos alcanza, tardará en ser ‘oficial’ y ni qué decir en llegar a los ‘textos de enseñanza’, ya para qué hablar de ser asimilados en la cotidianeidad… una ‘civilización atrasada’, por decirlo de alguna manera, en el conocimiento de sí misma
  • Lagunas que se vuelven océanos cuando se trata de saber cómo fueron los humanos de hace millones de años, y si escapamos a la historia lineal, si es que están relacionadas sólo con este planeta, mundo y cosmos o, hay otros de los cuales ya empieza a hablarse
  • Recién comenzamos a encontrar las distintas relaciones entre las especies, animales, vegetales, minerales o de cualquier clase, en su interdependencia al interior de los eco-sistemas, antes que las ‘adoraciones’ o ‘cuidados’ paternalistas de la Madre Tierra
  • Ni nuestra propia especie comprendemos, si es que es una o más, o si vivimos muchos juntos y somos todos diferentes. Por ahí se ven ya las fisuras inclusive a estamentos societales instituidos más en convencionalismos que en la naturaleza de quiénes somos
  • Lo que antes rayaba entre el mito y la leyenda, comienza a convertirse en evidencia científica, como los bosques bajo la Antártica, los animales gigantes que aparecían como ‘monstruos’ y que no son parte solamente de la protohistoria sino también de la historia contemporánea, o, geografías de inmensas masas de tierra donde ahora hay agua que llenaban páginas de cuentos fabulosos.
  • Conocimiento que va emergiendo sobre otras formas de reproducción entre los seres que ni el género de la ciencia ficción habría presentado sin ‘máquinas’ y que hoy sabemos son procesos naturales

La elongación de la historia evita cualquier comparación con otras ‘civilizaciones’, al punto de disolver las gotas que constituyen el concepto mismo de ‘civilización’. Y cuando constatamos que además sea cual fuera esta ‘civilización’, está a merced de fuerzas aniquiladoras que nos ponen de horizonte el miedo y descargan balas con la satisfacción de saber que sus arcas siguen creciendo, ya no cabe argumento alguno sobre ‘avanzada’…

A continuación, unos cuantos enlaces publicados en enero y sobretodo en febrero del 2011, en relación a esta elongación de la historia donde la danza de los millones y los miles de millones de años dan cuenta que apenas despertamos de este largo sueño que nos adormeció el recuerdo de quiénes somos.

Los enlaces no siguen un orden específico, no llegan al 10% de la información recopilada durante estos dos meses, se mantuvo el idioma en que están escritos y su selección no obedece orden alguno. Sólo una muestra de las inmensidades que nos falta recordar, los infinitos conocimientos que ya hemos recordado y el largo camino que nos falta recorrer para integrar todo eso a nuestra cotidianeidad. (Si tiene problemas con algún enlace, favor no dude en avisar para enviarle alternativas).

 

Gálata, Torque y Resonancias

En búsqueda de las resonancias consonantes en los anales de la historia, la ciencia y el olvido,
surgieron el gálata, el torque y la fuerza que nos enlaza oscilando la vida: electromagnetismo.

:::

El Gálata Moribundo | The Dying Gaul | Giorgio Sommer | Vaticano | Roma

:::

Así, vistiendo tan sólo un torque, desvistiendo pronto a la historia
escrita sólo con ropajes de vencedores y un ‘moribundo’ encubridor.

Sólo un torque. Enroscado. Oscilaciones van y vienen
resonando hacia el opuesto en consonante vibración.

El magnetismo inexorablemente engranando con la humanidad de la vida
que libre y sin tapujos vuelve a desatar sus fuerzas invisibles.

:::

Así, sin una sola palabra desgastada, sólo contornos oscilantes,
recordando las naturalezas de leyes mayores:

Gálata guerrero mago
torque magneto magia
fuerza ritmo vibración

Dos milenios después todavía levantándose junto a otra pieza
en la búsqueda de los eslabones perdidos que enhebren la vida.

:::

Así, vistiendo tan sólo un torque, enhebrando conocimientos incrustados
que no se escriben, nos corren, caminan y respiran.

Pitágoras, la música de las esferas.
Galileo, péndulos y cuerdas resonantes.
Giordano Bruno, universos dentro de universos.

relatividad, cuerdas, supercuerdas,
11 dimensiones, multiversos, teoría M,
cuántica, física cuántica, mecánica cuántica

So-called “Dying Gaul”, close-up. Marble, copy of one of the statues Attalus I gave to Athens (3rd century BC) | Credit Photo: Jastrow

:::

El rompecabezas gotea una pieza si los poderes dan la venia
fingiendo que el trompo se detuvo a tomar impulso.

Por dos milenios el gálata estuvo retornando con la fortaleza de las oscilaciones
llevando en el cuello el eslabón perdido sincronizador de las piezas faltantes.

El torque oscilando entre sus polos magnéticos y escuchando sus resonancias,
consonantes en nosotros, en el planeta, en lo que vibra invisiblemente viviente.

:::

Desde hace dos milenios y algo más los vencidos verdugos escuchan
al gálata cantar los magnéticos hechizos con la vida al desnudo y sólo vistiendo un torque.

 

:::

Lea también: Gran Ciclo, Resonancias Consonantes y 2012

:::

Gran Ciclo, Resonancias Consonantes y 2012

The Heptanomis – Earth’s Precession & the Evolutionary Cycle of the Soul

A estas alturas hablar del 21 de diciembre del 2012 para muchos ya debe resultar trillado. Se ha dicho hasta lo indecible. Pero estas líneas no se dedican a los buenos o malos augurios de ésta fecha, sino más bien a uno de los movimientos de la Tierra que nos inserta en ciclos mayores donde nuestra historia olvidada nos espera y el 2012 puede o no marcar el Gran Ciclo.

El movimiento mencionado es la precesión de los equinoccios que, a partir de fuerzas desprendidas por la inclinación del eje de rotación de la Tierra en interacción con el Sol, hasta donde tenemos memoria, dura aproximadamente 25,920 años, con variaciones entre 50 a 300 años, según cómo se realice el cálculo. La variación sobre esta duración es también consecuencia de nuestros olvidos, todavía no recordamos ni tenemos registro sobre el comportamiento del eje terrestre en el pasado, por lo tanto una vuelta completa del eje no es exacta sino aproximada. Los dos últimos desplazamientos del eje que recordamos en nuestro periodo están ligados a los

Gran Noche Galáctica – Cosmología Pleyadana

terremotos de 2004 que desplazó el eje 17,8 centímetros y el terremoto de Chile este año con un desplazamiento aproximado de 8 centímetros.

Según algunos, estariamos llegando a un fin de ciclo el 21 de diciembre del 2012, para otros fue en 1998 y hasta en 1962, otros que será el 2015 o 2060. Se basan en cálculos astronómicos, astrológicos, conocimiento de los pueblos, aunque no se los comprenda a cabalidad, y también en algunos casos con concepciones religiosas, místicas, metafísicas, ocultistas y otros. La otra parte de la fecha del 2012, 21 de diciembre, está relacionada a la alineación de tres ejes: terrestre, solar y galáctico, y esto está relacionado con la precesión del eje terrestre, pero además con la precesión del zodíaco tropical, así como con las edades astrológicas y el punto ver

Galactic Alignment – PDF

nal donde ocurre el equinoccio, definiendo como inicio de una vuelta precesional el equinoccio (de primavera en el Hemisferio Norte y de Otoño al Sur), y recorriendo un grado contra las agujas del reloj cada 72 años aproximadamente, un signo zodiacal aproximadamente 2,088 años, una vuelta a todos los signos zodiacales aproximadamente 25,920 años.

Se encontraron relaciones también con el legado, conocimiento y tradiciones orales de los pueblos, como la Cuenta Larga de los Mayas o el yuga de los hindúes. Las tradiciones orales de los Hopi, Annunaki, Aztecas, Aymaras, Quechuas, y muchos más. Además de no pocas menciones a los cambios polares y/o cambios en los polos magnéticos de la Tierra. Cambios que hablan de transformaciones profundas, que muy a pesar de las posiciones públicas de los circulos cientifícos rechazando u oponiéndose a estas posibilidades, no estuvieron ni están al margen de ello, como lo evidencia la preocupación de Isaac Newton con el tema (Más adelante encontrará dos enlaces sobre Newton, la alquimia y el año 2060).

La Ronda del Ciclo Maya – Asteromia

Claro que también es posible argumentar que cambios hay todos los días, pero cada cambio tiene sus huellas particulares, pero los de ciclos mayores se presentan con sellos propios o extremos rotundos, denotando que su alcance, profundidad y significación van más allá de periodos cortos o de la limitada existencia de circunstancia coyunturales, insertándose más bien en los rangos de los espacios inconmensurables, los tiempos en los que un día y una noche ni siquiera es posible dibujarlos ya que se pierden en la inmensidad de sus periodos, duraciones que en la actualidad nuestros cuerpos no entienden.

Llevamos registro de nuestros días, semanas, años de nuestras vidas, unos cuantos siglos y con grandes vacíos apenas dos milenios. Los demás, los millones de años, los miles de millones, son parte de los eslabones perdidos que hemos olvidado y a fuerza de ellos ‘inventamos’ cotidianeidades que todavía no satisfacen para dar sentido al pasar de los días. Ni siquiera los osados que se

W. B. Yeats and “A Vision”: Astrological Great Year

aventuran a buscarnos en las huellas arcaicas desperdigadas en pequeñas gotas por aquí y por allá, llegan a tener claro cómo fue que esto se inició o cómo fue que aquí llegamos. Navegamos entre supuestos: quizás, podría ser, teorías, hipótesis y pasos hilvanados, que no terminan de recordarnos ni siquiera dónde empieza y dónde termina el ciclo que vivimos.

Al mirar desde afuera todas estas teorías, propuestas, recuerdos, creencias, leyes naturales… se nos aturde la simplicidad de la vida, al mismo tiempo que nos invade la sensación que afuera, en otros o desde otros, difícilmente se encontrará la respuesta así sea muy científica y muy validada, que no cambiará el hecho que somos diversos, venimos de diversas procedencias y vamos hacia diversos horizontes. Y entonces, intentar determinar quién dice lo correcto se convierte apenas en un detalle, que sea cual sea la respuesta no pasa por las verdades absolutas, sino en el recuerdo activado por nuestras resonancias consonantes diciéndonos ‘por ahí es’, y por ahí hasta se pueden construir Grandes Ciclos diferentes y propios.

W. B. Yeats and “A Vision”: The Historical Cycles

Entonces, en medio de la diversidad de orígenes, procedencias y horizontes que tenemos, los atisbos a inmemoriables periodos de nuestra historia olvidada, espacios donde finalmente se mira desde cada uno, por encima de disciplinas, ciencias y oficialidades, ya que una vez que se investiga y se encuentran retazos, las conclusiones se construyen siempre desde uno mismo, desde lo que uno es aunque no lo sepa o lo recuerde, desde esa resonancia consonante que busca su vibración en aquello que lo representa, identifica, llama o activa, y no desde las generalidades a las que estamos acostumbrados.

Profecías Maya

En esas diversidades, algo asoma de esos tiempos incomesurables que nos han creado, que nos trajeron, que nos desplazan y nos llevan donde todavía no recordamos. Aparece como teorías, iconografías, representaciones, historias, ciencias, conocimientos, estudios, análisis, predicciones, pronósticos, expresiones y otros. Una serie de posibles rumbos que intentan explicar o recordarnos nuestros tiempos, tratando de insertarse en periodos más o menos lógicos, que calcen aproximadamente. Por último, que puedan ser parte de un engranaje mayor que nos incluya.

Desde estas diversidades, deseando todas ellas engranarse a los tiempos largos, surgen una serie de ciclos:  los distintos conteos de los años para distintos pueblos, el reconocimiento diferente de cuándo empieza un ciclo especial, la diversa manera de iniciar los años y sincronizarse a las estaciones,  los innumerables calendarios que fueron y son aplicados,

Walter Cruttenden – Natural History

los variados símbolos de los pueblos representando tiempos,  los legados históricos en piedra y otros,  las infinitas maneras de expresarnos, las incontables historias que difieren en contenido hasta que alcanzan las leyes naturales  y muchos más.

No sucede lo mismo con los ciclos largos, los que nos concibieron y recrearon, o al menos nos cobijaron al llegar. Estos yacen en el olvido. Apenas si podemos vislumbrar el nuestro que parece ser dos, uno que se retira y otro que emerge, dibujados, representados, esculpidos por varios; en su inmensidad no podrían tener un comienzo o un fin con una fecha de un día de aproximadamente 24 horas que en su seno sería no más que una microscópica partícula, existentes imperceptiblemente en la cuenta larga de los tiempos, como los segundos en nuestros días que cuentan pero no los registramos. Por otro lado, sentimos que el

El Legado Atlante

hecho de estar escrito en algún libro ancestral o dibujado en una piedra milenaria, no implica que está todo dicho o que así es, una frase o números que calzan no reemplazan nuestra vivencia, despierta o dormida.

June Solstice of Global Synchronicities

Todas las imágenes aquí presentadas, son una breve recopilación de algunas representaciones del Gran Ciclo, y pulsando en ellas se encontrarán los sitios donde se explica su aproximación y en algunos casos documentos exhaustivos. Más adelante encontrará una lista de enlaces, que incluye primero los enlaces de las imágenes y luego otros adicionales, cada una con el título en el idioma que se presentan. El criterio de selección fue bastante sencillo: diversidad, y el parámetro hasta dónde buscar estuvo limitado por tiempo y espacio. La intención: facilitar una muestra de la diversidad de aproximaciones y que podrían darnos una pista, una clave, una huella de nuestrasraíces hablándonos a través de nuestra resonancia consonante para reactivar nuestra historia olvidada.

25,000 Year Cycle-The Great Year

Las resonancias consonantes no precisan técnica ni enseñanza, vienen con nosotros y están más allá del cuerpo y lo tangible, caminan con la vida y por la vida resonando desde sus mundos cada que una vibración las alcanza y responden devolviéndonos lo que somos. Una de las muchas maneras de desencadenar nuestras resonancias consonantes es el recuerdo que vuelve a sentir lo que somos, como eslabones no sólo de un Gran Ciclo, sino de muchos, diversos y variados liberándonos del constreñimiento de la monolítica generalidad.

Enlaces de las imágenes:

Enlaces a Isaac Newton:

Otros Enlaces:

El Gran Acertijo de la Historia Olvidada


He visto a la historia olvidada
girando a través de los ciclos,
eras, épocas, periodos,
llevando su urdimbre,
para que una y otra vez
se teja su trama
con los eslabones perdidos
que se anuncian aunque no se expliquen.


En lo que concierne a los tiempos que vivimos,
y de los cuales tenemos recuerdos,
que sólo somos la última civilización que recordamos,
el tejido se va formando con los mismos temas.

Sea que los hilos del tiempo se entrecrucen
hacia adelante o hacia atrás,
o se introduzcan diagonales, paralelas,
ángulos y colores de toda clase.

Se puede ingresar al tejido
desde cualquier tema
y recorrer la trama toda
que siempre se encontrará
un vínculo a los otros eslabones.

Se puede volver a tejerla,
desde el tema de elección
y al final la trama recogerá
nuevamente los otros temas.

Son patrones ineludibles,
cual si fueran un dictado mayor,
un destino inevitable,
ya escrito y ya vivido.

Nos giran.
Viajan en el tiempo.
Son el tiempo.
Varios tiempos.

Los patrones no son nuevos,
no hay nada nuevo,
nadie descubre nada,
son los mismos.
Sólo recordamos los eslabones perdidos.

Los han nombrado desde hace milenios,
alcanzan todas las obras, letras y trazos,
Tejedores de hoy rondan
las mismas preguntas que los de ayer.

Los patrones nos giran.
Y en ningún ciclo,
era, época, periodo,
la urdimbre alcanza
una trama completa.

Vuelve a empezarse,
una y otra vez.

Muchas urdimbres esperando tramas
a tejerse con los mismo eslabones perdidos
a través de los tiempos
con los patrones que nos giran
y a lo lejos,
entre mundos,
espera el gran acertijo de la historia olvidada.

:::

Nota: Los patrones incluidos en la imagen apenas son una breve aproximación a los infinitos que nos giran

:::

¿Quién es Nuestra Señora de La Paz?

Previo: Este artículo rinde homenaje a La Paz en su Bicentenario, pero lleva la intención no vista para que otros recuerden la historia olvidada de sus territorios y el vínculo a los ciclos naturales para volver a ser nosotros.

Nuestra Señora de La Paz

Con ese nombre fue fundada La Paz en 1548 y trás ese nombre se encuentran otros nombres, lugares de acá y más allá, historias olvidadas y… el legado de los pueblos.

En breve, con nombre vinculado a las luchas virreinales en el Perú, patrona de luchas independentistas pero con nombre de otra virgen, tiene orígenes cristianos en un monte palestino con nombre de dios sirio y antes, yendo hasta los Tiempos Oscuros su historia olvidada regresa resonando con el Trueno.

bolivia6_160
‘The Edge of Life’ – La Paz, Bolivia – Pulse el botón derecho para visitar el sitio de Rom Dubin

A continuación, lo que me encontré detrás del nombre de Nuestra Señora de La Paz (parte de esto fue publicado en Las Pichitankas para el 16 de julio del 2005).

Un 20 de octubre de 1548, Alonso de Mendoza, conquistador español, buscando la pacificación a las luchas virreinales del Perú, se allega hasta Laja y funda una nueva ciudad: Nuestra Señora de La Paz, que no es la Virgen de la Paz.

Su nombre religioso más bien está estrechamente relacionado a los gritos libertarios de principios del siglo XIX.

En 1818 los chilenos la ratifican como “Patrona y Generalísima de las Armas de Chile”, ya en 1817 se la presentó como “Patrona de los Ejércitos de los Andes” cuando el Libertador San Martín le entrega el bastón de mando, porque ya desde el 16 de julio de 1810, día en que renunció el último gobernador español, le atribuyen su victoria.

Hasta hoy en muchos otros lugares a lo largo de Sudamérica se la reconoce como patrona, guardiana, madre, virgen, protectora, diosa y otras.

En nuestros territorios, un año antes (1809), también un 16 de julio, los rebeldes paceños a la cabeza de Pedro Domingo Murillo durante la procesión que en hombros la llevaba inician la revolución independentista que hoy a 200 años celebramos.

Es la Virgen del Carmen, cuando decimos Nuestra Señora de La Paz, ‘La Carmen’ como también se la menciona esperando que envíe la nevada alrededor del 16 de julio, si cae antes es señal que será año productivo y no de muy buenos augurios si fuera después de esa fecha.

Cruzó la Virgen del Carmen desde el Norte al Sur por el Océano Atlántico ya cuando los marinos españoles la adoptaron como su santa patrona: la ‘Estrella del Mar’ que guiaba sus navegaciones, rindiéndole devociones cada 16 de julio.

Y aún mucho antes, cuando las cruzadas expandían sus fronteras por Europa y más allá, una orden religiosa decide asentarse en el monte que daría nombre a su orden, a la Virgen y ligaría su historia con la de los árabes.

Es el Monte Carmelo, parte de una cadena montañosa en territorio palestino, que lleva el nombre de un dios sirio, donde la Orden de los Carmelitas inflamados de fervor por el lugar donde el profeta Elías tuvo sus visiones, erigen el convento de la Estrella del Mar, la guía de pescadores y marineros, que no es otra sino la Virgen del Carmen.


bolivia3_025
‘Rest stop in the clouds’ La Paz, Bolivia, Ron Dubin – Pulse el botón derecho para visitar el sitio de Ron Dubin

La Carmenta es también diosa que cada 11 de enero era honrada en la Roma antigua, conocía el pasado y el porvenir, dirigía los alumbramientos y destino de los recién nacidos. Conocida por la compañía de dos inseparables ninfas, una mirando siempre hacia delante y la otra hacia atrás.

En las Carmentales o Fiestas de la Vida se le ofrecían sacrificios, como veremos que hasta ahora lo hacemos en nuestros territorios teniendo en cuenta que las Carmentales se realizaban cuando se aproximaba el tiempo de la fecundación en el Hemisferio Norte, a mediados de enero, mediados de julio en el Sur.

Fueron también estas fiestas motivo de luchas sociales de mujeres cuando luego de un juego de palabras, carmen y carpenta, ésta última coche y de aquí carpintero, los romanos se empeñaron en prohibir a sus mujeres pasear en coche (carpentum) incluso cuando estaban embarazadas. Furibundas quedaron estas damas ante la imposición y decidieron negarse a tener hijos; los romanos alarmados ante la fuerte baja de natalidad les devolvieron el derecho a transportarse en los coches. Agradecidas las damas, erigieron a Carmenta un nuevo templo y le dedicaron un segundo día en su honor, el 15 de enero. Llaman entonces el 11 de enero las Primeras Carmentalia y el 15 de enero las Segundas Carmentalia. Y, además de la diosa Carmenta, las adivinas y pitonisas eran también llamadas Carmentas.

Procede pues esta Virgen (del Carmen) desde el Monte del dios Carmelo de los sirios, que, en nuestros territorios lleva nombre de otra Virgen (Nuestra Señora de la Paz), pero en realidad no alude al estado pacífico (la paz), sino a los territorios (La Paz) fundada en otra fecha (20 de octubre) y no la suya (16 de julio), como símbolo de pacificación por luchas de otros territorios (Perú) disputados entre colonizadores (almagristas y pizarristas), fundada en otro lugar (Laja), trasladada luego a un valle que ya tenía nombre (Chuquiabo).

Eso también es La Paz, y mucho más que todavía duerme en los mundos no vistos guardando la historia olvidada desde el Purumpacha, los Tiempos Oscuros, y más allá, pero cantado por el Trueno y sembrado por el Rayo cada 16 de julio.

Esto también es La Paz, y mucho más porque La Paz es… La Paz.

Leer también:

Relación de la Fiesta de San Juan y Solsticio de Verano e Invierno

El Recuerdo www.losbosques.net

Cuando el Nuevo Año al Sur llega

bajo invernales aires celebramos una veraniega fiesta

que en sus orígenes norteños señala en su calendario ser mitad de año

y a junio otorga el sexto mes siendo para nosotros último y primero a la vez


La historia olvidada de San Juan me trajina de Sur a Norte, de celebraciones a religiones, de calendarios a ciclos naturales, de frío a calor, de Europa a La Paz,Bolivia, de olvido a leyenda, de leyenda a lucha social…

El Recuerdo Petrificado www.losbosques.netDel Sur al Norte: San Juan llega por nuestros territorios sureños con los españoles y la cruz, todavía celebrado actualmente en España y numerosos lugares de Europa, donde se reconoce que los orígenes de esta celebración se pierden en culturas prehistóricas, entre ellas la vettona, pueblo celta, al igual que las fiestas taurinas. El mismo San Agustín en una de sus obras, quejándose de sus arranques de tos luego de un San Juan, reconoce la apropiación católica de este evento cultural de los pueblos, afirmando que si bien la fiesta había sido cristianizada, el humo seguía siendo pagano.

De religión a herejía:
Siglos más tarde, la misma fiesta de San Juan fue considerada tan pagana y hereje, como la observación del Soslticio de Verano que ocurre días antes, al punto que Doña Inquisición prohibió, reprimió, excomulgó y aplicó todo su arsenal por desaparecerla, entendiendo que las costumbres practicadas en la fecha, encendido de hogueras, rituales, juegos, y otros ‘supersticiones’.

De calendario a ciclos naturales: San Juan vino un día para llevar al olvido el Solsticio de Verano en el Norte. La publicación El Almanaque de España, manifiesta abiertamente la sobreposición de San Juan al Solsticio de Verano, expresando que no es un calendario que marca esa fecha, sino todos los calendarios de todos los tiempos y todas las culturas, agregando burlonamente que el último en llegar a la fiesta fue el santo. Marca el Solsticio de Verano la mitad del año iniciado con el Solsticio de Invierno en el Ciclo Solar, nuestra navegación sobre el planeta alrededor del Sol por leyes naturales.

De frío a calor: Y nosotros, al Sur, envueltos en el frío, cuando recién hemos empezado el año solar, seguimos celebrando San Juan, quizás como una manera de perpetuar la observación del Solsticio de Invierno entre los pueblos que ni con inquisición olvidaron su legado histórico natural. Más allá de ello, establecida la fiesta veraniega del Norte, que ocurre a mitad de su año allá, fue una manera también de llevar al olvido el Solsticio de Invierno.

El Punto es Mucho Más que Un Punto www.losbosques.netDe Europa a La Paz, Bolivia: La noche del 23 de junio celebramos San Juan con el encendido de fogatas, que antaño pululaban por todos los barrios de la urbe desde la puesta del sol, se consumía el tradicional ponche, se quemaban las cosas viejas para empezar de nuevo, las parejas saltaban sobre el fuego pidiendo un deseo, los vecinos se juntaban y los bailes se extendían hasta el amanecer. En los últimos años con las nuevas ordenanzas municipales en aras del medio ambiente, las hogueras se inician alrededor de la medianoche, tornándose más bien en actos semiclandestinos, bajo cielos ya llenos de humo que llegan de los chaqueos en el campo: es momento de reciclar la tierra para arar más adelante.

De olvido a leyenda: En Chuquiago Marka y más allá, corre la leyenda urbana que San Juan olvida siempre la fecha de su cumpleaños, y sigue corriendo hasta el 29 de junio, día de San Pedro y San Pablo, quienes lo encuentran corriendo agitadísimo y preguntan: ¿Juan, dónde corres tanto? Y él contesta: “Es mi cumpleaños, tengo que llegar”. Ambos se ríen, recordándole que éste ya pasó, pero también guardan cierta satisfacción, ya que Juan contesta que si hubiera sabido regaría mucha agua y fuego. La narración de la leyenda casi siempre termina con la frase: “Grave si la verdad se sabe”.

De leyenda a lucha social: En las últimas décadas, San Juan en Bolivia también pasó a ser parte del acervo de las luchas sociales. Corría el año 1967, la coyuntura guerrillera y el gobierno militarista daban el toque característico de esa época. Los pobladores de Siglo XX, Potosí, celebraban la Noche de San Juan junto a otros delegados mineros que habían llegado para realizar un ampliado nacional, cuando los festejos al calor de la hoguera fueron irrumpidos por otro fuego: el de las armas del ejército. Oficialmente los muertos fueron 27, en realidad fueron más. Oficialmente el motivo era apagar un ‘foco subversivo’, en realidad era un discurso muy parecido al de ‘las brujas a la hoguera’. El año empezaba teñido de sangre y se desataban los conflictos por el gas. Desde entonces, la noche del 23 de junio se conmemora también la ‘Masacre de San Juan’.

_________

Lea también: