Viviendo lo Invisible

Viviendo lo invisible
ya que por allí pasa la vida
y aquí, sólo se refleja.

¿Cómo vivo lo invisible?
Percibiendo lo que no se ve hasta verlo.
Que es casi todo. Ahí vive la vida.

Persiguiendo mareas, humores, pulsos;
penetrando en los códigos de las ondas;
perfilando las energías al alcanzarnos.

Expandiendo el espectro visual;
sintiendo en la piel, entrañas y soplos;
atisbando lo imperceptible en su perceptibilidad.

Bebiendo los mecanismos en marcha,
los que nos rigen, dirigen y digieren,
trás sus patrones, fórmulas e intenciones.

Transponiendo el paisaje de la realidad
al mundo previo que lo origina
y dando a cada arista, su arcano.

¿No se construye vida a costa de invisibilidades?
Quereres, sentires, sueños y sentidos,
que de mundos no vistos son, como nosotros.

Hacer, sentir, saber y ser
desde los mundos invisibles
que sólo luego algo se esculpirá en los vistos.

Destilando los jugos que nos plasman
en pos de extraer nuestra esencia
que siempre está viviendo lo invisible.

Y por que cada vez es más visible
que materia, densidad y sustancias se están trasladando
a lo invisible en las cosas más cotidianas.

Comparto en Los Bosques mis experiencias viviendo lo invisible, en todos sus contenidos. Vea más en: