Agosto: La Ofrenda (Primer Cuarto, Imbolg, Fecundación)

Previo: Reciba desde Los Bosques fuerzas fecundas y regeneradoras en esta fase solar de transformación

El sueño invernal ha despertado, la Madre Tierra está hambrienta. Se aprestan los pueblos a realizar La Ofrenda, para agradecerle, para alimentarla, para pedir protección a la siembra venidera, para reconocer su intervención en la germinación que todavía está oculta en su matriz, para pedir su permiso y el de los dioses tutelares de la naturaleza que su espacio será utilizado.  She-Triad

Es el primer día del mes de agosto del calendario gregoriano, en los calendarios del Sur ya empezó o está empezando el mes del kuchu (sacrificio), segundo mes del año siguiendo a Luis Soria Lens*, los vientos han llegado y removerán las simientes de la Madre Tierra atrayendo a la lluvia.

La Ofrenda implica alimento, sangre, vida, fuego, coca, khoa, llama, alcohol. Es sacrificio, interacción, reciprocidad. Trae invocación, conjuro, magia manifiesta para conectarse con lo no manifiesto que atraviesa la vida cotidiana. Ofrendas y más ofrendas se realizarán a lo largo de este mes, mientras el cielo y la tierra permanezcan abiertos en proceso de Fecundación.

Es el mes de la Fecundación, de la Pachamama y más allá del nombre, las manifestaciones hablan por sí solas de la relación con la tierra fecunda, con el origen mismo, con la matriz procreadora, con las Wakkas, siempre retornando al punto, al agujero negro, al origen.

Se sucederán también una serie de procesiones y fiestas durante este mes, en los territorios de La Bolivia: la Virgen de Copacabana, la Virgen de las Nieves, la Virgen de Urkupiña, la Virgen de la Ascensión o La Asunta.

El 5 de agosto, la Virgen de Copacabana, la Virgen Morena, tallada por Francisco Tito Yupanqui, recibe reconocimiento como patrona de la nación que un día después celebra la fundación de La Bolivia (6 de agosto). Esta Virgen es también La Candelaria, celebrada originalmente el 2 de febrero; es también la Q’ota Mama, la Madre del Lago, la Diosa de las Aguas, la que reina en el Lago Titicaca, patrona de uno y miles de pueblos.

El 15 de agosto, la Virgen de las Nieves coincidente con la nevada que se espera alrededor de esa fecha mojando la tierra para la fecundación; también la Virgen de Urkupiña en Cochabamba que otrora fuese la Diosa de la Fertilidad, Kawillaka, y recibiera honores en una competencia de llameros, como lo cuenta Wilson García Mérida**, existiendo figuras de la misma con un niño en brazos y que, erróneamente se asocia con la Virgen de la Ascensión. Esta última tendrá también su procesión en varios pueblos este día bajo el manto de La Asunta, aunque el sentido de la figura femenina esté lejos de cualquier ascensión y sea más bien el de la Fecundación.

Y a lo largo y ancho del planeta, cuando llega el tiempo de la Fecundación, resuena en el viento Ella, saliendo presurosa al encuentro de los miles de nombres llamándola a procrear más vida. Antes, cuando el dios era mujer a sus pies giraba la vida y ese recuerdo se olvidó nunca que hasta hoy su sitial negado es restituido por doquier de una u otra manera desafiando lo establecido.

La OfrendaMucho antes, cuando los dioses caminaban entre los hombres, sus potencias y fuerzas se llevaban por dentro y se despertaban con la magia de la procreación, sin tapujos ni denigraciones. Pero mucho, mucho antes, tan antes que casi se llega a mañana, El se transformaba en Ella y Ella sería hasta convertirse nuevamente en El… ese recuerdo todavía no ha despertado, pero está viniendo.

Será cuando hayamos terminado la Restitución de las Identidades, cuando los pueblos recuperen sus nombres y su sitial como el legado y reproducción de la vida que no del poder, cuando quienes dejaron de ser naturaleza y se entronaron como sus domadores aparten el látigo y retomen pico y pala para dejar correr los flujos por las venas de la vida.

Está viniendo, Leonardo da Vinci lo vió: “Muchos de quienes profesan la fe del hijo sólo ocnstruyen templos en nombre de la madre”.

Para apurar el recuerdo son estos libros que deseo pronto abandonen las letras entre los ‘sabidos’ y se hagan vivencia junto a los pueblos del mundo que perpetuaron este recuerdo.

No son los mejores, ni están todos, apenas unos cuantos de los que cruzaron mi camino:

Y para Restituir Identidades usurpadas al pago a la Pachamama, Ch’alla u Ofrenda que enlaza mundos vistos y no vistos, una mirada al lado científico de los rituales andinos:

“Los amautas, sabios andinos, conocían el rito para hacer llover. Para esto recogían el agua procedente de los lugares de alta mar, donde afloran las corrientes marinas cargadas de yoduros y cloruros de plata y las subían luego, celebrando ritos especiales, a las partes altas de la cordillera de los Andes que mira al mar y los desiertos de la costa. Allí dejaban gotear el agua marina en lugares donde convergían vientos fuertes, con cuyo aporte se evaporaba el agua que, convertida en humedad y conteniendo los cloruros, era transportada por el viento a las nubes para precipitar la lluvia. Todo este proceso científico, realizado bajo la apariencia de rituales mágico-religiosos, no fue entendido por la ignorancia de los extirpadores de idolatrías que consideraban sobrenatural el hacer llover y a los amautas como hechiceros que tenían pacto con los demonios”. (Carlos Milla VIllena*)

___
*Cosmivisión Andina, Taipinquiri, La Paz 1996

** Historia del Milagro, Antología de Urqupiña, Wilson García Mérida y Walter Gonzales Valdivia, Editores Los Tiempos, Datos y Análisis, Kanata, Cochabamba, Bolivia, 2001
___

[colored_box variation=”mauve” bgColor=”#0d0d0d” textColor=”#778899″][googleplusone size=”medium”] [fblike layout=”button_count” show_faces=”false” action=”like” font=”segoe+ui” colorscheme=”dark”][/colored_box]

2 Replies to “Agosto: La Ofrenda (Primer Cuarto, Imbolg, Fecundación)”

Comments are closed.